Cansados: el 82% de los argentinos duerme menos de 7 horas por día

55

La ‘epidemia’ del insomnio hace tiempo que llegó para quedarse. Hoy, 8 de cada 10 argentinos duermen menos de las 8 horas indicadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) para un correcto funcionamiento del organismo y rendimiento intelectual.

De acuerdo a un sondeo privado, el 52% de los encuestados duerme entre 6 y 7 horas, un 30% sólo descansa entre 5 y 6 horas, y otro 4% lo hace menos de cinco horas.

El relevamiento, realizado por la consultora en Recursos Humanos Adecco entre más de 1100 casos en todo el país, destaca que El 36% se despierta entre las 6 y las 7 de la mañana, el 23% todavía más temprano, entre las 5 y las 6, el 20% entre las 7 y las 8, el 11% antes de las 5, el 7% entre las 8 y las 9 y sólo un 3% después de las 9.

Al consultarles si suelen atrasar el despertador antes de levantarse, la gran mayoría (70%) afirmó que no lo hace y se levanta apenas suena, pero el resto (30%) aplaza una y otra vez la alarma del despertador.
Con respecto al horario de entrada al trabajo, la mayoría lo hace en “hora pico”: el 29% entre las 8 y las 9 de la mañana, otro 28% entra entre las 7 y las 8, un 19% después de las 9, otro 18% entre las 6 y las 7, y sólo un 6% ingresa antes de las 6 a.m.

Según el sondeo, al momento de prepararse para salir de casa, al 46% le lleva de 15 a 30 minutos estar listo, el 32% sólo tarda entre 10 y 15 minutos, y el 22% más de 30 minutos. En cuanto al desayuno, la mayoría (61%) afirma desayunar en su casa, mientras el 25% lo hace en el trabajo. El 8% admite no desayunar, y el 5% lo hace “de camino”.

El tiempo que demanda viajar de casa al trabajo es una de las causas de la falta de sueño de los argentinos. Al 28% de los encuestados el viaje le lleva entre 15 y 30 minutos, y un 27% tarda entre 30 y 45 minutos. El 17% viaja entre una hora y 1 hora y media y el 4% más de 1 hora y media. Para un 24% de afortunados, el viaje es menor a los 15 minutos.

El ritmo de vida cada vez más acelerado, la multiplicación de canales de TV 24 horas, la explosión de Internet y la conectividad permanente a sus redes sociales también son responsables de este descenso en la calidad y la cantidad de sueño.

Las consecuencias de la falta de descanso no son gratuitas: aumento del estrés, mayor propensión a trastornos de ansiedad y depresión, diabetes, hipertensión, envejecimiento prematuro y tendencia a la obesidad.

“Estas cuestiones comienzan a preocupar a las empresas, ya que la falta de sueño muchas veces se traduce en mayor ausentismo”, comenta Pablo Liotti, gerente de Marketing y Comunicación de Adecco. El ejecutivo señala que algunas compañías están implementando sistemas de combis e incentivan el ‘carpooling‘, y el horario de ingreso flexible, para acortar los tiempos de traslado de sus trabajadores.

Dormir poco o mal también está asociado a un mayor número de accidentes. Un estudio entre choferes de corta y media distancia realizado en 2010 por investigadores del Conicet en colaboración con la Unión Tranviarios Automotor (UTA) reveló que la falta de sueño al volante puede ser tan letal como el alcohol. “Permanecer despierto durante 18 o 19 horas perturba la capacidad de atención y reacción de forma similar al efecto producido por una concentración de alcohol en la sangre de 0,05 mg/dl, el máximo permitido por ley para conducir vehículos‘, advierte el trabajo de investigación.

Fuente: https://www.cronista.com/negocios/Cansados-el-82-de-los-argentinos-duerme-menos-de-7-horas-por-dia-20170518-0026.html

No hay comentarios