Aumentó el consumo de psicofármacos durante la pandemia

Desde el principio de la pandemia, expertos en salud mental han adertido acerca del impacto que el coronavirus y las restricciones tendrían en gran parte de la población mundial. Estrés, ansiedad, insomnio, depresión, entre otros, son algunos de los trastornos que han comenzado a aparecer con mayor frecuencia desde que empezó la pandemia y desde que comenzaron las medidas para frenar su avance. 

Pero los trastornos no aumentaron solos, ya que en Argentina también se vio un incremento en el consumo de psicofármacos. Así lo indica un informe publicado por Walter Martello, Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires. «Argentina muestra un creciente consumo de psicofármacos desde hace más de una década, situación que en el último año se profundizó producto de factores sociales y psicológicos vinculados a la pandemia«, indicó el funcionario a través de su cuenta de Twitter, al tiempo que agregó que existe una creciente «medicalización de la vida cotidiana».

El Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría elaboró un reporte y advirtió acerca de un fuerte aumento en el consumo de psicofármacos durante la pandemia.El consumo de psicofármacos se incrementó significativamente durante la pandemiaEl consumo de psicofármacos se incrementó significativamente durante la pandemia

El observatorio que está a cargo de Martello explicó, a través de un comunicado, que «dos psicofármacos, que se venden bajo receta archivada, se encuentran entre los 15 más vendidos y la tasa de crecimiento de la cantidad de unidades dispensadas de estos remedios supera varias veces el promedio general». Se trata de clonazepam y alprazolam, psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central y son utilizados en distintos tratamientos psiquiátricos, tal como informó el organismo.

Además, la información publicada por la entidad bonaerense reveló que en comparación con 2019, durante 2020 se vendieron 187.009 unidades más de clonazepam (+3,93%) y 286.801 unidades más de alprazolam (+6,31%). Estos porcentajes triplican y quintuplican respectivamente el promedio general de incremento de unidades dispensadas de medicamentos, registrado el año pasado (+1,36%).

«Es indispensable adoptar políticas públicas enfocadas en el uso racional de los medicamentos, entendida como condición por la cual las y los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales. Debemos evitar la automedicación, requerir siempre la atención profesional y tener presente que estos fármacos pueden generar adicciones», afirmó Walter Martello.

Más relevamientos sobre psicofármacos

Cabe mencionar que otro relevamiento difundido por la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) muestra un crecimiento promedio de 6,50% durante 2020: el mercado de ese grupo se extendió en 6.990.573 unidades. Ahora bien, entre los aumentos más significativos, por encima del promedio, se destacan los neurotónicos (10,04%); los hipnóticos y sedantes (9,18%) y los antipsicóticos (8,59%).Desde COFA también habían advertido acerca del incremento en el uso de este tipo de drogasDesde COFA también habían advertido acerca del incremento en el uso de este tipo de drogas

El reporte hecho por COFA fue citado en el informe de la Defensoría y abarca específicamente los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central (no incluye nombres comerciales),

El impacto de la pandemia del Covid-19 en el consumo de psicofármacos se da en un país en el que, antes de la cuarentena del año pasado, se estimaba que 15 de cada 100 ciudadanos –casi 3 millones de personas– consumía drogas bajo prescripción médica o bajo receta.

De acuerdo a un informe de la Sedronar de 2017, «la edad promedio de inicio en el consumo de tranquilizantes o ansiolíticos sin receta fue cercana a los 25 años» y el inicio se produjo más tempranamente en varones que en mujeres.

Entre quienes indicaron que actualmente consumen tranquilizantes o ansiolíticos sin prescripción médica, en la mayoría de los casos, el medicamento había sido suministrado por un amigo o amiga.

A su vez, 2 de cada 10 personas (21,1%) que consumieron alguna vez en la vida tranquilizantes lo hicieron sin prescripción médica o iniciaron el consumo por prescripción médica y luego lo continuaron por su cuenta. El consumo sin prescripción médica en varones (31,7%) duplicó al de las mujeres (14,2%).

Fuente: https://www.iprofesional.com/health-tech/339603-asi-aumento-el-uso-de-psicofarmacos-durante-la-pandemia