El camino hacia el orgasmo

Lamentablemente, son muchas las personas que relatan no alcanzarlo frecuentemente, o no poder reconocerlo, e incluso, nunca haber tenido uno.

Pero atención, porque si bien la mayoría de las personas que manifiestan esta problemática son mujeres, estas prácticas pueden ser de suma utilidad, mucho más allá del sexo biológico, para adquirir una serie de herramientas funcionales a las particularidades de cada uno.

Lo primero a recomendar es el ejercicio de la autoexploración: esto es mirarse y tocarse. Se puede hacer fuera del momento erótico, pero es importante conocerse y reconocer cada parte de nuestra genitalidad para estimularnos de manera adecuada y aprender a querer cada parte de nuestro cuerpo. Explorar no sólo desde el tacto sino también desde lo visual, pudiendo identificar cada parte de nuestra anatomía, reconociendo las variantes propias de cada persona. Recordemos que no hay dos genitalidades iguales sino que es, más bien, como nuestra huella dactilar: única y personal.

Otra actitud fundamental es la de mantener activo el suelo pélvico. Llamamos así al conjunto de músculos que rodean la pelvis y tienen la responsabilidad de sostener todos los órganos que están entre el pubis y el coxis: la vejiga, vagina o pene y el recto. Conectar mentalmente con esa zona y ejercitarla, ya sea con pequeñas contracciones o con movimientos hacia adelante y hacia atrás es una manera de llevar la atención allí y predisponerla para el momento sexual de manera positiva. Es importante mantener la zona en estado eutónico, es decir ni muy tensa, ni muy floja. No estar pendiente del orgasmo, se trata de jugar a expandir y aumentar la tensión (Getty Images)No estar pendiente del orgasmo, se trata de jugar a expandir y aumentar la tensión (Getty Images)

Se puede incorporar el hábito de esta práctica en cualquier momento del día, sentado en una silla, acostado en la cama o mientras esperás el colectivo. Estos ejercicios se han popularizado bajo el nombre de “Ejercicios de Kegel” que traen múltiples beneficios en la salud sexual de las personas tanto hombres como mujeres. Ayudan a controlar la eyaculación, fomentar la erección y la lubricación y acelerar la respuesta orgásmica.

Otro indispensable de esta guía práctica es fomentar la fantasía. Comprometer parte de nuestro pensamiento con la cuestión erótica es una manera de mantener los niveles de estimulación siempre listos para la acción. Hacer una lista, aunque se mental, de aquello que nos erotiza y ponerlo en la agenda de los pensamientos un ratito por día lo va a dejar disponible para que en el momento sexual, prime la fantasía y no cualquier otro pensamiento intrusivo. Durante los encuentros, recurrir a una fantasía nos va a permitir concentrar el foco de nuestra atención en un pensamiento erótico, evitando así ansiedades y distracciones.

Conectar con el momento presente también es un determinante para encauzar nuestra energía en las sensaciones de placer. Las técnicas de relajación son simples de incorporar y adquirir el hábito de ejercitarlas trae enormes beneficios además de potenciar lo sexual. Se puede empezar con el ejercicio de cerrar los ojos y conectarse con la respiración, observarla, percibir qué pasa en el cuerpo cuando inhalamos y cuando exhalmos. También se puede enfocar la atención en el contexto sonoro o priorizar alguno de los otros sentidos. El asunto es despejar la mente de todo lo que no sea el estar presente.Recurrir a una fantasía nos va a permitir concentrar el foco de nuestra atención en un pensamiento erótico, evitando así ansiedades y distracciones (Getty Images)Recurrir a una fantasía nos va a permitir concentrar el foco de nuestra atención en un pensamiento erótico, evitando así ansiedades y distracciones (Getty Images)

Todos estos consejos se pueden poner en práctica además en un momento de masturbación, antes de llevarlo al encuentro con otro. El estar tranquilo, sin sentir presiones de ningún tipo y sin querer controlar la situación forman parte de las condiciones necesarias para centrarse en la percepción de cada una de las pautas.

Por último, no estar pendiente del orgasmo. Parece contradictorio, pero es el mejor consejo para dar y poner el foco en cada experiencia. Se trata de jugar a expandir y aumentar la tensión, porque al fin al cabo, en cuanto suceda, todo habrá acabado.

Fuente: https://www.infobae.com/tendencias/2021/07/07/el-camino-hacia-el-orgasmo-una-guia-practica-para-alcanzarlo/