El COVID-19 demoró la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria

Cuál es el impacto de la pandemia en los esfuerzos para controlar otras enfermedades infecciosas, según una investigación publicada en la revista científica Nature.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto “devastador” en la lucha contra otras enfermedades infecciosas mortales, según un informe que compara los datos de 2019 y 2020 sobre el VIH, la tuberculosis (TB) y la malaria en más de 100 países de ingresos bajos y medianos bajos.

La evaluación publicada en la revista científica Naturefue realizada por el Fondo Mundial, una organización internacional que financia los esfuerzos para abordar estos tres desafíos de salud.

“COVID-19 ha sido el revés más significativo en la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, que hemos encontrado en las dos décadas desde que se estableció el Fondo Mundial”, escribe el director ejecutivo de la organización, Peter Sands, en una introducción a su Informe de resultados 2021.

A medida que los países se cerraron y se desviaron recursos para combatir la pandemia, los servicios de prevención, pruebas y tratamiento para los tres cayeron precipitadamente, aunque los impactos varían para cada uno. En algunos países, dice Sands, “los efectos en cadena sobre el VIH, la tuberculosis y la malaria podrían superar el impacto directo de COVID-19”.

Retrasos en el tratamiento

En el caso del VIHel número de personas a las que llegan los programas de prevención que suministran condones o agujas y jeringas limpias, por ejemplo, se redujo en un 11%. Las pruebas del VIH disminuyeron en un 22%, lo queretrasó el tratamiento y contribuyó a la transmisión continua del virus.Los expertos en enfermedades se preocupan por el impacto que seguirán teniendo las oleadas de infecciones por SARS-CoV-2 y la aparición de nuevas variantes en los esfuerzos para combatir estas tres enfermedadesLos expertos en enfermedades se preocupan por el impacto que seguirán teniendo las oleadas de infecciones por SARS-CoV-2 y la aparición de nuevas variantes en los esfuerzos para combatir estas tres enfermedades

Grace Ngulube, una activista del VIH en Malawi, está particularmente preocupada por las adolescentes y las mujeres jóvenes, que representan seis de cada siete nuevas infecciones por el VIH entre las personas de 15 a 19 años en el África subsahariana, según el informe. En algunos lugares, la implementación de las vacunas COVID-19 también ha causado problemas para el trabajo relacionado con el VIH. “Debido a conceptos erróneos sobre su seguridad, muchas niñas y mujeres jóvenes dudan en buscar cualquier tipo de atención médica por temor a ser vacunadas”, dijo Ngulube.

Sin embargo, el número de personas que viven con el VIH que recibieron medicamentos antirretrovirales aumentó en un 9%, en parte porquelas clínicas de algunos países comenzaron a proporcionarles medicamentos suficientes para varios meses, para reducir la necesidad de visitas frecuentes.

Los esfuerzos para combatir la tuberculosisla segunda mayor causa de muerte por enfermedades infecciosas a nivel mundial después del COVID-19, recibieron un golpe más severo. “La tuberculosis -sostiene Jamie Tonsing, asesor principal de tuberculosis del Fondo Mundial- también es causada por un patógeno transmitido por el aire, por lo que perdió porque recursos como salas de aislamiento, kits de diagnóstico y especialistas médicos se desviaron a la pandemia”. En los países que apoya el Fondo Mundial, el número de personas sometidas a pruebas y tratadas contra la tuberculosis se redujo en un 18%, lo que equivale a aproximadamente un millón de personas. Para la tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos, la caída fue del 37%, un impacto especialmente severo. Los casos no tratados provocarán un aumento de la transmisión e incluso más muertes por tuberculosis que los 1,4 millones registrados en 2019.

Malaria “estable”Todavía hay más de 400.000 muertes por malaria y 220 millones de casos al año (EFE)Todavía hay más de 400.000 muertes por malaria y 220 millones de casos al año (EFE)

La perspectiva de la malaria sigue siendo “algo estable” en los países que apoya el Fondo Mundial, dice el informe, sin retrocesos ni avances significativos. “Aunque las campañas para distribuir mosquiteros tratados con insecticida, actualmente la mejor herramienta para prevenir la malaria, se retrasaron al principio de la pandemia, los países se adaptaron rápidamente”, advierte Scott Filler, quien dirige el programa de malaria del Fondo Mundial. Cuando se reanudaron las campañas, muchos países pasaron de distribuir mosquiteros en los espacios públicos a entregarlos de puerta en puerta para evitar el hacinamiento. Eso contribuyó a un aumento del 17% en la cantidad de mosquiteros distribuidos. Sin embargo, el número de personas con sospecha de paludismo que se sometieron a la prueba se redujo en un 4,3%. “Muchos niños que deberían haber sido examinados no se hicieron”, dice Filler.

Aun así, el progreso contra la malaria se ha estancado “en cifras inaceptablemente altas”, explica Pedro Alonso, quien dirige el Programa Global de Malaria de la Organización Mundial de la Salud. Todavía hay más de 400.000 muertes por malaria y 220 millones de casos al año.

Los expertos en enfermedades se preocupan por el impacto que seguirán teniendo las oleadas de infecciones por SARS-CoV-2 y la aparición de nuevas variantes en los esfuerzos para combatir estas tres enfermedades. “La crisis está lejos de terminar, especialmente con la variante Delta causando estragos. Realmente no retomaremos el camino de lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria hasta que superemos el COVID-19”, concluye Sands.

Fuente: https://www.infobae.com/america/ciencia-america/2021/09/17/el-covid-19-causo-un-efecto-devastador-en-la-lucha-contra-el-vih-la-tuberculosis-y-la-malaria/