El plasma rico en plaquetas para el dolor de rodilla

Se usa desde hace años en el tratamiento de la osteoartritis, pero hay controversia sobre su eficacia.

El plasma rico en plaquetas (PRP) goza desde hace algunos años de una gran popularidad en ámbitos tan diversos que incluyen desde los tratamientos estéticos hasta el abordaje de lesiones y patologías musculoesqueléticas crónicas. Pero ese uso se da en el contexto de búsqueda de evidencia científica robusta que respalde su eficacia.

Ahora, un estudio clínico publicado en la revista JAMA, aporta evidencia en contra de su utilización en el abordaje de la osteoartritis de rodilla, una de las patologías en las que más se encuentra extendido el uso de PRP.

Qué es el plasma rico en plaquetas

El PRP se obtiene a través de una extracción de sangre del propio paciente (por eso es un material biológico autólogo), que tras un proceso de centrifugación separa los diferentes componentes (glóbulos rojos, blancos, plaquetas, plasma). Para los tratamientos se utiliza la fracción del plasma centrifugado que contiene una concentración de plaquetas superior a la de sangre periférica.

«Toda la manipulación de los dispositivos debe realizarse bajo condiciones asépticas, siguiendo los protocolos de asepsia de cada centro de trabajo, para minimizar las posibilidades de contaminar las fracciones de plasma obtenidas», advierte un artículo de especialistas de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía del Pie y Tobillo.

En ese sentido, un documento de la Asociación Argentina de Hemoterapia Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC) publicado en 2014 apuntaba que el PRP «sólo puede ser prescripto por un médico u odontólogo y que por ser un hemocomponente autólogo sólo puede ser preparado por un médico hemoterapeuta o personal técnico de la especialidad debidamente capacitado y supervisado».El PRP debe ser indicado por un médico y preparado por hemoterapeutas. Foto Shutterstock.

El PRP debe ser indicado por un médico y preparado por hemoterapeutas. Foto Shutterstock.

En busca de evidencia

Las inyecciones PRP se convirtieron en los últimos años en una forma popular de tratamiento para las articulaciones dolorosas. La concentración obtenida del propio paciente se aplica directamente en la articulación con el objetivo de ayudar a aliviar el dolor a largo plazo y mejorar el cartílago articular.

Un artículo de revisión de 21 estudios publicado en mayo en la Revista Ortopédica de Medicina Deportiva concluyó que las inyecciones de PRP «son beneficiosas para el alivio del dolor y la mejora funcional en la osteoartritis de rodilla», aunque aclaraba que se necesitan estudios aleatorizados más grandes de alta calidad para comparar los efectos de dos métodos diferentes (LP-PRP y LR-PRP) para la obtención del plasma.

Ahora, un reciente estudio clínico dirigido por investigadores de la universidades australianas de Melbourne, Sidney y Monash arrojó resultados opuestos, al concluir que las inyecciones de PRP no son mejores que el placebo (una sustancia inerte a nivel farmacológico) para ayudar a reducir el dolor de rodilla en personas con osteoartritis.

La investigación, publicada en la revista JAMA, comparó la aplicación de una serie de inyecciones de plasma rico en plaquetas cada tres semanas con inyecciones de solución salina cada tres semanas, que actuaron como un placebo para el estudio.

Del estudio denominado RESTORE participaron 288 personas con osteoartritis de rodilla leve a moderada. El trabajo fue financiado por el Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud de Australia.

Los participantes y los médicos que aplicaron las inyecciones no sabían si había plasma rico en plaquetas o solución salina en la jeringa durante las intervenciones. Se realizó un seguimiento de los niveles de dolor y la salud del cartílago de los participantes durante un año.

¿Qué hallaron? Que si bien los participantes que recibieron inyecciones de plasma rico en plaquetas tuvieron una mejoría significativa en el dolor de rodilla durante 12 meses, el nivel de mejoría fue igualado por los del grupo de placebo. Asimismo, no se identificaron diferencias en las imágenes de resonancia magnética en ambos grupos.

«Realizamos el estudio porque actualmente hay evidencia limitada de alta calidad sobre si las inyecciones de plasma rico en plaquetas tienen beneficios para las personas con osteoartritis de rodilla dolorosa», comentó el investigador principal de la Universidad de Melbourne, el profesor Kim Bennell.

«Nuestros resultados no apoyan el uso de plasma rico en plaquetas para personas con osteoartritis de rodilla leve a moderada», subrayó.

Bennell aconseja a las personas con osteoartritis de rodilla que utilicen tratamientos como el ejercicio y bajar de peso en el caso de estar excedidos, lo que las ayudará a controlar los síntomas y mejorar su calidad de vida.La osteoratritis de rodilla es una enfermedad frecuente y muy dolorosa. Foto Shutterstock.

La osteoratritis de rodilla es una enfermedad frecuente y muy dolorosa. Foto Shutterstock.

Osteoartritis: una enfermedad común e incapacitante

La osteoartritis es una enfermedad común e incapacitante. «El dolor que produce es una necesidad insatisfecha sustancial, por lo que se necesita con urgencia identificar nuevas terapias capaces de mejorar los síntomas y la estructura», señaló David Hunter, de la Universidad de Sidney, y también autor del trabajo.

«Desafortunadamente, el tratamiento particular probado en este estudio, el PRP, aunque se usa ampliamente y generalmente es costoso, parece ser ineficaz en comparación con un comparador inerte», concluyó.

Fuente: https://www.clarin.com/buena-vida/-sirve-plasma-rico-plaquetas-tratar-dolor-rodilla-_0_LtZVwtOIg.html