Kicillof: «Ni guardamos, ni demoramos»

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, rechazó hoy que la provincia “guarde o demore la distribución de las vacunas” contra el coronavirus y remarcó la complejidad del operativo de llegar con las dosis, en un distrito con 135 municipios, algunos «con calles de tierra y problemas de conectividad».

“No me gustan las comparaciones, no son odiosas sino que son imposibles, pero la idea de algunos medios es que en la Ciudad se vacuna rápido y eficientemente, y en la provincia no», dijo el gobernador, al encabezar una conferencia de prensa por la situación epidemiológica en Casa de Gobierno, en la ciudad de La Plata, junto al ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

En ese marco, Kicillof se refirió a las versiones que refieren una supuesta demora en la distribución de vacunas en territorio bonaerense.

«No es necesario aclarar que 200 kilómetros no es lo mismo que 307 mil kilómetros cuadrados, que 135 municipios no son lo mismo que un solo municipio. No es lo mismo vacunar donde hay calles de tierra, problemas de conectividad, pero como no se ha comprendido, solo voy a marcar que recibimos 17 millones de vacunas y que hemos aplicado 15 millones», indicó el mandatario bonaerense.

Asimismo, el gobernador precisó que cuando se reciben las vacunas no las aplican «en el día» sino que se dan turnos.

«El día que se reciben vacunas, hay vacunas sin aplicar y hoy tenemos un millón de turnos asignados», aseguró tras precisar que hay un programa «muy importante que es el de la vacuna libre, que significa que cualquier bonaerense puede acercarse en cualquier vacunatorio y con el documento se vacuna, ya que hay vacunas para atender la demanda espontánea».

Asimismo, manifestó que los bonaerenses son casi la mitad del país, el 40% de la población, con lo cual, dijo, «vacunar en la provincia está por arriba de las exigencias de vacunar en otras jurisdicciones».

No obstante, señaló «una peculiaridad que es necesario explicar» en cuanto a la distribución de vacunas y los números de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«Hay una peculiaridad para el caso de Ciudad de Buenos Aires, y es que el monitor de vacunación, que es donde se expresa la cantidad de dosis distribuidas a cada jurisdicción y cantidad de vacunas aplicadas, hay algo llamativo: la provincia tiene esos números, recibimos 17 millones y hay aplicadas 15 millones, pero en la Ciudad de Buenos Aires hay un asterisco al lado, por eso las estadísticas que publican en los diarios están mal, yo llamaría a que se informen o pregunten», aseveró.

Kicillof remarcó que «lo que suele plantear el monitoreo es el porcentaje de vacunas aplicadas contra vacunas recibidas o distribuidas, y en la Ciudad hay más vacunas aplicadas que distribuidas, tienen aplicadas 3.449.000 pero recibidas 3.229.000, o sea que el porcentaje de aplicación es del 105%, o sea que han aplicado más vacunas que las que tuvieron».

«Yo tengo una respuesta, pero lo dejo como un acertijo, excepto que ocurran milagros. Ellos han aplicado más vacunas que las que tenían, una de las claves está en ese asterisco», apuntó.

Para el gobernador la situación de un distrito y el otro «no es comparable por varios motivos».

«En la provincia, las vacunas que recibimos, procedemos inmediatamente a dar los turnos y la aplicamos pero como tiene una complejidad especial la provincia de Buenos Aires», aseguró.

En esa misma línea, Kreplak, señaló: “Tenemos stock cero de vacunas, no hay ninguna vacuna que esté esperando para ser aplicada».

El funcionario precisó que en la provincia de Buenos Aires se recibieron 17.211.010 dosis y se aplicaron 15.352.888, al tiempo que dijo que se asignaron 1.050.000 turnos y se vacuna a más de 150.000 personas por día.

«Tenemos vacunación libre, que es la manera de llegar a quienes tienen dificultades. Tenemos tren sanitario, dispositivos móviles, casa a casa esas son las vacunas que se encuentran en vacunatorios que nos permiten que muchos bonaerenses puedan recibir su vacuna», agregó.

Por último, opinó que «continuamente hay campañas de mala fe», que intentan dañar y generar dudas a la población.

Fuente: Télam