Las ampollas en los pies

Son las enemigas número uno tanto de quienes salen a correr como los que eligen caminar. En esta nota te contamos algunos consejos y trucos para prevenirlas y seguir haciendo la actividad física sin problemas.

Las ampollas son sacos llenos de líquido en la capa externa de la piel. Se forman debido al roce, calor o enfermedades de la misma. Son más comunes en las manos y los pies.

Ocurren a menudo cuando hay fricción (roce o presión) en un lugar. Por ejemplo, si los zapatos no calzan bien y frotan parte del pie.

Al correr, por ejemplo, se forman al producirse un roce entre la media, la zapatilla de running y la piel del pie. La causa principal de la fricción son las costuras duras, las arrugas de las medias, suelas que no se adaptan o la propia zapatilla.

Si la piel se irrita (por ejemplo, al producirse la rozadura) durante un período de tiempo prolongado, se acumula fluido bajo la piel formando la ampolla.

Si cuando estás caminando o corriendo notás que se está formando una ampolla en el pie, deberías terminar tu entrenamiento antes de lo previsto. Esta es la única manera de evitar que la ampolla empeore o se infecte.

Si la ampolla aparece durante una carrera o un evento de running, solo hay una cosa que se puede hacer: ¡aguantar! Si es posible, cubrirla con un apósito adhesivo para reducir la rozadura.

Cuando termines de correr, lo primero que debés hacer es descansar y dejar que el pie se recupere. Así, le das tiempo a la piel para que se cure y no empeorarás la herida.

Tratamiento:

En general, se curan por sí solas. La piel sobre la ampolla ayuda a evitar las infecciones. Se puede poner una venda para mantenerla limpia. Asegurate de que no haya más roce o fricción en la ampolla. Consultar al médico si:

La ampolla parece infectada, si está drenando pus, o el área alrededor de la ampolla está roja, hinchada, caliente o muy dolorosa.

Padecés fiebre.

Tenés varias ampollas, especialmente si no sabés qué las está causando.

Si presentás trastornos de salud como problemas de circulación o diabetes.

En general, no se deben drenar las ampollas por el riesgo de infección. Pero si una ampolla es grande, dolorosa o parece que se reventará por sí sola, se puede pinchar con una aguja limpia y esterilizada y drenar el líquido. Esto debería reducir el dolor.

Prevención:

Para evitar que aparezcan ampollas por roce, seguí estos consejos:

Asegurate de que tus zapatos calcen en forma correcta.

Siempre usá medias con tus zapatos y fijate de que estas calcen bien. Las medias de acrílico o nylon podrían ayudar a mantener tus pies frescos y libres de humedad.

Las zapatillas de running se deben adaptar bien. Para que no se produzcan rozaduras deberías dejar la medida de un pulgar entre el zapato y tu dedo más largo. Así te aseguras de que el pie tenga suficiente espacio para moverse.

Además, el pie suele hincharse al hacer carreras largas, por lo que necesitas espacio extra para evitar que se produzcan rozaduras.

Fuente: https://mia.perfil.com/noticias/salud/como-tratar-las-ampollas-en-los-pies.phtml