Los virus más frecuentes en los niños

Hoy recopilamos algunos de los virus más frecuentes en los niños. Descubre qué tan peligrosos son y cuáles son las complicaciones que generan.

Los virus son pequeños agentes infecciosos que solo pueden multiplicarse dentro de las células vivas de los animales y seres humanos. Están casi en todos lados, sin importar cuánto te esfuerces en limpiar y en desinfectar. Dado que su sistema inmunitario aún está en desarrollo, los más pequeños son vulnerables a ellos. Hoy te presentamos los virus más frecuentes en los niños.

En efecto, el sistema inmunitario de los bebés y los niños se encuentra en continuo desarrollo. Debido a esto contraen gran cantidad de infecciones. La mayoría de estas condiciones son leves, siempre y cuando se detecten a tiempo y se haga su respectiva evaluación. Veamos cuáles son los virus más frecuentes en niños.

Los virus más frecuentes en los niños

Enfermedades como la roséola, la quinta enfermedad, el crup, la neumonía, la gripe, la enfermedad de manos, pies y boca, la gastroenteritis y muchas otras son muy frecuentes en los más pequeños. Cada año se reportan millones de casos de estas en todo el mundo, algunos de los cuales terminan con un final desafortunado.

La vacunación, la dieta equilibrada, la higiene y otros hábitos básicos son de gran ayuda para evitar infecciones virales en niños, aunque hasta cierto punto no puedes hacer nada al respecto. Los virus están ahí, y el sistema inmunitario del pequeño aún no es lo suficientemente fuerte para hacer frente a estos de manera que pasen desapercibidos. Te dejamos con los virus más frecuentes en niños.

1. Citomegalovirus

El citomegalovirus es un virus muy común. La mayoría de los adultos han estado expuestos a él, solo que no ocasiona problemas. Las mujeres embarazadas pueden transmitir el virus a sus hijos, en estos casos la infección se denomina como citomegalovirus congénito.

Tal y como nos recuerdan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la mayoría de estos casos no desarrollan síntomas o complicaciones. Los que sí lo hacen manifiestan erupciones, ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas), bajo peso, problemas en el desarrollo, microcefalia, convulsiones y retinitis.

De acuerdo con los expertossu prevalencia en regiones como África y Asia es del 100 %, y en América y Europa alcanza el 80 %. Se piensa que hasta un tercio de los niños están infectados con él antes de cumplir los 5 años de edad. Es un virus muy frecuente, y aunque casi nunca ocasiona complicaciones, se debe estar al tanto de sus manifestaciones.

2. Virus respiratorio sincitial

El virus respiratorio sincitial (VRS) es un agente que causa infecciones en las vías respiratorias. De acuerdo con los investigadoreses uno de los principales responsables de hospitalización en lactantes en países industrializados. También es una de las principales causas de asma infantil, sibilancias durante la infancia y muerte en los primeros meses de vida en países en desarrollo.

La mayoría de los casos se concentran en el tracto respiratorio superior, pero cuando el virus desciende a las vías inferiores puede devenir en neumonía y bronquiolitis. En niños puede ocasionar irritabilidad, tos, letargo, respiración corta, fiebre, problemas para respirar y sibilancias.

3. Virus coxsackie A16 y coxsackie A6

Los virus más frecuentes en los niños incluyen el coxsackie
Muchas de las infecciones virales en los niños no tienen un tratamiento específico. Por fortuna, la mayoría de los casos son leves.

El virus coxsackie A16 y coxsackie A6 son los principales responsables de la enfermedad de manos, pies y boca (más del 90 % de las infecciones son por ellos). Los expertos advierten que afecta principalmente a niños menores de 7 años y se suele manifestar en forma de brotes o epidemias. Guarderías, campamentos, escuelas y demás son focos de propagación del virus.

Buena parte de los brotes ocurren en verano y otoño y lo hacen a una velocidad mayor que cuando ataca a los adultos. Aunque ocurre en ambos sexos, existe una tendencia de afectar un poco más a los hombres. Empieza con fiebre baja, pérdida de apetito y malestar general. Suele durar entre 10 y 14 días y la mayoría de los episodios son leves.

4. Herpesvirus humano 6

El herpesvirus humano ocasiona más del 80 % de los casos de roséola (a veces llamada sexta enfermedad o exantema súbito). De acuerdo con la evidenciael 90 % de los casos se concentran en niños menores de dos años de edad.

La roséola se caracteriza por fiebre alta repentina, irritabilidad y erupciones en el cuello y el tronco. La mayoría de los episodios son leves, aunque algunos infantes pueden llegar a complicarse. La infección puede devenir en encefalitis, linfadenopatía y mielosupresión. El virus permanece latente en el cuerpo y puede activarse tiempo después.

5. Parvovirus B19

El parvovirus humano B19 es el principal responsable del eritema infeccioso, también conocida como quinta enfermedadLos investigadores señalan que afectan principalmente a pacientes entre 5 y 15 años de edad, en especial durante los meses de primavera y verano. El virus también puede ocasionar anemia aplásica, hidropesía fetal y poliartropía.

Puede ocasionar fiebre, malestar general, diarrea, vómitos y dolor de cabeza. Luego evoluciona a erupciones cutáneas, la mayoría de ellas concentradas en las mejillas. Suele durar entre 4 y 5 días y puede empeorar con la exposición al sol. Durante las erupciones la viremia ha desaparecido y el paciente ya no puede contagiar la infección.

6. Influenza

Los virus más frecuentes en los niños pueden requerir nebulizaciones
Algunos casos de gripe pueden asociarse con hiperreactividad bronquial. La nebulización con algunos fármacos suele ser de ayuda en estos casos.

La influencia es el virus que ocasiona la gripe. Se trata de uno de los virus más frecuentes en los niños, al mismo tiempo que uno de los más peligrosos debido a su alta prevalencia y nivel de contagio. Los virus de la influencia se clasifican como A, B y C, siendo los dos primeros los que causan la mayoría de los brotes y síntomas graves.

Tal y como nos advierte Johns Hopkins Medicine, la mayoría de los niños se recupera en una semana, pero algunos síntomas pueden persistir hasta cuatro semanas continuas. Los brotes suceden todos los años, la mayoría de estos entre noviembre y abril. Se propaga con gran rapidez y dado que el virus cambia año tras año es posible tener sucesivos contagios de él.

Aunque hay otro grupo de virus que ocasionan complicaciones en los más pequeños, los reseñados son los dignos de destacar. A pesar de que porcentualmente muchos de estos cuadros infecciosos son leves, los padres deben estar atentos a cualquier síntoma para buscar asistencia médica. Actuar a tiempo puede hacer una diferencia radical entre un caso leve y uno severo.

Fuente: https://muysalud.com/salud/virus-frecuentes-ninos/